Logo Dkristal
COPA HARMONY ARTISTICA1

¡Organiza tu Oktoberfest! Los vasos y copas de cerveza que no deben faltar

De la boda de un príncipe heredero celebrada en Múnich en 1810 al salón de tu propia casa, los escenarios del Oktoberfest han ido variando a lo largo de sus más de 200 años de historia. Eso sí, lo que no ha cambiado es su espíritu festivo y la abundancia que lo rodea. La comida y sobre todo las cervezas se sirven por cientos… ¡O miles!

La fiesta ha hecho del mes de octubre el favorito de los amantes de la cerveza. Desde su origen, una boda muniquesa que alargó sus celebraciones durante 5 días y 5 noches y en la que la bebida no dejaba de correr, el Oktoberfest no ha parado de festejarse, convirtiéndose en todo un acontecimiento que cada año riega de cerveza a la mayoría de países del mundo. Porque ha dejado de ser una festividad únicamente alemana para ser una fiesta que recorre todo el globo. Y, seamos sinceros, en España no nos cuesta apuntarnos a una fiesta. ¡Y menos si tiene a la cerveza como protagonista!

En Múnich, el Oktoberfest, además de ir de la mano de miles y miles de hectolitros de cerveza, también va acompañado de música y actuaciones en directo, desfiles y todo tipo de actividades alrededor de la bebida. Suele comenzar a finales de septiembre, para aprovechar un poco más el buen tiempo, y alargarse durante el mes de octubre. Y, si viajas a la ciudad en estas fechas, la encontrarás repleta de carpas o de espacios acondicionados para la celebración del evento al aire libre.

Mientras, en España puedes encontrar fiestas de la cerveza durante todo el año. No obstante, lo más común suele ser que se celebren -del mismo modo que en Múnich- en los meses de septiembre y octubre. Tienen lugar enmarcadas en el programa de fiestas populares de multitud de ciudades o municipios, en mercados medievales o simplemente porque “apetece”. Las carpas del Oktoberfest suelen ir de gira por todo el país, haciendo parada en diferentes localidades y dejando un rastro de cerveza a su paso. ¡Pero ahora el Oktoberfest va más allá! Y es que cada vez es más común realizar fiestas privadas en casas o bares bajo esta temática.

Si este octubre quieres organizar tu propio Oktoberfest y sorprender a todos tus amigos y familiares enamorados de la cerveza, aquí te dejamos una lista de todo lo que necesitas para que sea todo un éxito. Pero, ¡ten cuidado! Si sale demasiado bien, tal vez lo conviertas en tradición y ya no puedas pararla.

¿Qué necesitas para organizar tu Oktoberfest?

  • Un espacio amplio, ya sea el salón de una casa, el de un restaurante o bar o una carpita al aire libre, a ser posible con una o varias mesas y bancos de madera. ¡Así la celebración será más fiel a la fiesta original!

  • Decoración típica. Un aspecto muy importante para identificar la fiesta es la colocación de elementos decorativos centrados, por ejemplo, en los colores de la bandera alemana (negro, rojo y amarillo) o de la de Baviera (blanco y azul). Además, también puedes colocar elementos que hagan alusión a diferentes marcas de cerveza, ¡mejor si son alemanas!

  • Música, disfraces… Incluye en la fiesta todo lo que recuerde y transporte a Alemania para una celebración más inmersiva.

  • ¡Comida, mucha comida! Para que la cerveza pase bien y para hacer honor a la abundancia por la que la festividad es famosa, ten preparada mucha comida para tus invitados. Además, si son platos típicos alemanes, ¡triunfarás! Prueba con sus famosas wurst (salchichas), con chucrut, pretzels o codillo de cerdo.

  • Por último, lo más importante: ¡cerveza! Un buen Oktoberfest está regado por litros y litros de cerveza. ¡No te andes con chiquitas! Las marcas pueden ser a tu elección. No obstante, si quieres serle del todo fiel a la celebración, prueba a servir marcas de Baviera, como König Ludwig, Paulaner, Spaten… ¡Tienes donde elegir!

En cuanto a los recipientes en los que servir la cerveza, puedes hacerlo en jarras de cristal de 1 litro, como es típico en Alemania, u optar por vasos o copas de cristal. En Dkristal te dejamos esta selección para que vayas cogiendo ideas. ¡Prost!