Logo Dkristal
COPA GLAMOUR CERVEZA

¿Cómo servir la cerveza perfecta? Consejos y vasos para resaltar su sabor

Servir la cerveza perfecta es, sin duda, todo un arte. Un trabajo sobre el que se realizan cada año numerosos concursos y sobre el que existen tantos trucos, técnicas y opiniones como amantes hay de la bebida. ¡Todo sea por potenciar su sabor! Tirar una caña con la que dejar ojipláticos a quienes la prueban es un reto del que ya se ha hecho ciencia: aspecto y sabor deben estar de 10. No en vano la cerveza es una de las bebidas más consumidas y adoradas del mundo.

Si no sabes por dónde empezar a tirar una caña, debes saber que existen varios pasos que tendrías que seguir para que el resultado sea perfecto. No obstante, lo primero es diferenciar el origen de la cerveza que se va a servir: ¿es de barril? ¿es de botella? Teniendo esto en mente, divide en dos el proceso de servir tu caña. Primero, céntrate en llenar el vaso o la copa de cerveza. Una vez hecho esto, tómate tu tiempo para crear la capa de espuma que coronará tu obra. ¡Esa es la prueba de fuego!

Tips para servir la cerveza con la que todos sueñan

  1. Escoge el vaso o la copa adecuada para servir tu cerveza. ¡Y es que el recipiente importa! El poder de las piezas de cristalería sobre una bebida, como potenciadoras de sabor, es primordial y algo a tener muy en cuenta. En DKristal contamos con la Colección de Vasos Olé, Sevilla, Soria, Laredo y Salamanca, un clásico que marca la diferencia por su forma cónica y que facilita especialmente el servicio y el consumo de la cerveza en barril.
Vaso Salamanca

También contamos con propuestas más arriesgadas de vasos para cerveza, como el Vaso Splendour, así como con copas, para quienes se decantan por este recipiente, como la Copa Glamour o la Copa LIP, una de las copas de cerveza más finas, pero también de las más resistentes del mercado.

Vaso Splendour 400
Copa LIP
  1. Refresca el recipiente antes de servir la cerveza. Si estás en casa, basta con un chorro de agua fría para que se evite una formación de espuma que no deseamos y para crear una fina película que ayude a deslizar la bebida.
  1. Si estás sirviendo la cerveza de grifo, no olvides descartar el primer golpe de espuma. Algo que no es necesario si la cerveza es de botella. Estas gotas no deben caer en tu vaso o copa, pues son los restos que han quedado en el grifo tras servir una caña anterior y ya han cogido aire, impidiendo que la cerveza se desarrolle correctamente y llenando tu recipiente de espuma.
  1. Una vez llegue el momento de comenzar a llenar tu vaso o copa, asegúrate de que la cerveza resbala por el interior de éstos. Así evitarás que se genere espuma en este primer tiempo de llenado. ¡Eso ya llegará después! Para conseguirlo, ya estés sirviendo cerveza de botella o barril, coloca el recipiente formando un ángulo de 45º y llénalo hasta más o menos tres cuartas partes de su capacidad. Al llegar a dicha cantidad, colócalo en vertical para comenzar con el tiempo de “la magia”.
  1. Este es el paso más mágico, pues es en el que se genera la gracia de una buena caña y donde se marca la diferencia entre una mediocre y una excepcional: la espuma. En el caso de servir la cerveza de botella, la espuma se consigue colocando dicha botella en perpendicular a la copa o vaso, además de situarla algo elevada sobre el recipiente, de tal manera que la bebida rompa en su centro.

En el caso de servir la cerveza de barril es más que recomendable abrir en menor medida el recorrido del grifo para conseguir romper la primera capa de espuma formada anteriormente y llenar el recipiente de espuma hasta su borde. Aproximadamente unos 3 centímetros de espuma es lo más correcto.

Unos sencillos pasos para conseguir que tus cervezas sorprendan por estética y por sabor. Síguelos y conviértete en un experto tirador de cañas para que siempre sientas que estás en la mejor de las cervecerías.